domingo, 23 de mayo de 2010

PENSAMIENTOS

REFLEXIONES DE JULIÁN YAGÜE
.
Julián Yagüe, en los últimos años de su vida, escribió unas reflexiones que no se han conocido hasta ahora, en que, gracias a las investigaciones realizadas por nuestro recién nombrado Consejero Delegado de Investigación y Economía, Paco Abdón Fochs, se han podido hacer públicas.

.
Han estado celosamente guardadas hasta ahora, debido a una cláusula escrita de su puño y letra que dice textualmente: “No sean publicadas aquestas Reflexiones hasta que un descendiente mió y de mi amada esposa tenga edad y raciocinio suficientes para saber interpretallas y admitillas y que, además, se llame Paco Adón.
.
Pocas dudas nos caben de que es el momento de sacarlas a la luz y darlas a conocer.
.

(Para encontrarlas, hemos tenido que pedir la intercesión de San Cucufato, San Cugat en Cataluña, que es el abogado de las cosas perdidas.
.
Hemos hecho un nudo en un pañuelo al tiempo que rezábamos la correspondiente oración:
.
San Cucufato, San Cucufato,
los cojones te ato.
Si aparecen las Reflexiones,
yo te los desato.
.
Después de dos o tres día hubo que apretar un poquillo el nudo, pero, al final, aparecieron.
.
Mano de Santo.)

.
Reflexiones.
El dinero no hace la felicidad, pero la pobreza menos, así que he decidido pasar esta desdicha que es la vida, con comodidad.
.
Si las armas fueran necesarias, habríamos nacido con ellas.

.
.

.
.
.
Batalla de La Albuera en 1811
.
.
.
.
.
.
.
.

.
.
.
.
Hubo 14.000 bajas entre muertos y heridos
.
.
.
.
.




En una ocasión me dijo un conocido: “Si me das cuatro hierros te construyo un barco, Yo le respondí: Si tú me das a tu hermana, te hago la tripulación”.
.
Como dicen en las Indias: “Hay dos cosas que un hombre debe tener: una buena vieja y una buena mula; eso sí, que la mula no sea muy vieja y que la vieja no sea muy mula.”
.
La maestra de mi pueblo se llamaba Dorotea. Era muy respetada por todos. ¡Por eso se marchó del pueblo, para ver si tenía más suerte!
.
Construí una casa y, como quise ahorrar demasiado en los materiales, se me cayó. Pasó un vecino y como me preguntó: ¿se te ha caído la casa?, le contesté: No, ¡la he desmontado para limpiarla!.
.
.

.
.
.
Julián Yagüe sentado sobre la casa recién derruida
.
.
.
.
.
.



Sigo persiguiendo a las muchachas aunque soy muy mayor, pero ya no me acuerdo para qué.
.
En una ocasión, un curandero nos dijo que podía curarnos cualquier dolencia poniendo una mano sobre la mesa y la otra sobre la parte enferma. Mi mujer puso una mano sobre la mesa y la otra en una de sus piernas. Yo la puse sobre mi bragueta y mi mujer me dijo: ¡ha dicho que va a curar a los enfermos, no a resucitar a los muertos!.
.
En la última visita al galeno, me ha dicho: ¡Bebe usted demasiado!. Yo, que ya me tiembla bastante el pulso, le contesté: No crea, ¡se me cae mucho!.


.
.

.
Una copita de vino alegra el espíritu de las personas y de su sombra
.
.
.
.
La verdad es que no se me cae. Lo tiro al suelo a propósito, para que lo beba mi sombra y se alegre conmigo.
.
Y es que la diferencia entre una mujer muy fea y otra muy guapa, es ¡dos copas!.


.
.

.
Sombra de Julián Yagüe, alegre, con otra amiga
.
.
.
.
.
Tengo mucho cariño a mi sombra. La pregunto con frecuencia ¿con quién te irás cuando yo me muera?
.

sábado, 15 de mayo de 2010

ANTECEDENTES

JULIÁN YAGÜE
.
Me acaba de proporcionar Anita Galindo Cid un retrato, nada más y nada menos, que de JULIÁN YAGÜE MARTÍN CABALLERO.
.
Anita es una de las personas de su generación que mejor se han adaptado a las nuevas tecnologías. Maneja el ordenador como si lo hubiera usado toda su vida. Esto, añadido a que es, posiblemente, una de las personas que más fotografías tenga de la familia de Los Abdones, la convierten en una de las mejores candidatas a colaboradoras de este blog.
.
Julián Yagüe, potentado placentino, era hijo de Manuel Yagüe de Olivares, fabricante en 1803, y de Ángela Martín Sánchez-Ocaña.
.
Se casó con Ana López Fernández, hija de Manuel Diego López Muñoz de la Peña, primer alcalde constitucional de Béjar después de la invasión francesa, con la que tuvo, por lo menos, siete hijas: las conocidas popularmente como "Las siete yeguas del Yagüe".
.
Digo que tuvo, por lo menos, siete hijas, porque las informaciones recibidas no se ponen de acuerdo en si tuvo algún hijo, ni en si este se llamaba Julián o Nicolás.
.
.
.
.
.
.
Retrato de Julián Yagüe
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

El retrato lo identifica como un hombre joven, rico y elegante, vestido y peinado al modo francés.
.
Julián vivía, en Plasencia, en la casa de la calle del Rey por debajo del Teatro Alkázar.
.
.
.
.
.
.
.
Casa de Julián Yagüe, en Plasencia, que posteriormente pasaría a propiedad de doña Ramona Vera, descenciente de sus cuñados José Vera Pantoja y Ramona López Fernández.
.
.
.
.






Era Tesorero del rey Fernando VII e Intendente de la provincia de Toledo. Fue presidente de la Junta de Enajenación de los Conventos suprimidos.
.
Se cuenta que, en el traslado desde Toledo a Madrid de las alhajas de los conventos, desapareció un cajón de joyas (otros dicen que una reata de mulas con dinero). Le citaron varias veces para reclamárselo y, unas veces diciendo que estaba en Béjar y otras en Plasencia, se iba prolongando la comparecencia. Por fin manda a José María Rodulfo, quien dice que lo ha entregado, presentando al mismo tiempo una carta de reclamación de cantidades que le debían por viajes a Portugal. Al final no apareció el cajón.
.
Según la información más veraz, las siete hijas se casaron en Béjar:
.
María Nicolasa, con Juan Antonio López Manzanares.
Ángela, con Jerónimo Abdón Gómez-Rodulfo.
Ana, con Saturnino Bayo Yagüe.
María, con Nicolás Rodríguez Vidal.
Manuela, con Cipriano Rodríguez Arias.
Felisa, con Francisco Hernández Campo.
Rufina, con José María López del Moral.

 .
 

















.
.
.
.
Dos de las hermanas Yagüe
.
.
.
.
.
.







.
.
.
.
.
.
Otras dos Yagües.
Pudiera ser que las dos sean Ángela
.
.







Como consecuencia de la Desamortización, Julián compró, en Béjar, el Convento de La Piedad, situado en la Plaza de La Piedad.
.
En 1844 se lo cedió a su hija María Yagüe López, casada con Nicolás Rodríguez Vidal, para establecer un obrador textil que sería explotado por la sociedad Rodríguez Hermanos. Más tarde pasó a ser el Casino Industrial.
.
Al construir el casino, apareció una tumba, que se cree que era del Duque de Béjar D. Manuel Zúñiga. Su cuerpo fue trasladado al Cementerio Municipal.
.
Una anécdota de la vistosidad con la que vestían las siete hijas es la siguiente:
Yendo por la Castellana con sus hijas, el rey Fernando VII le dijo: “Buenas hembras llevas” y él se vió obligado a contestar: "Señor, son mis hijas".
.
 


Vista posterior del Casino Industrial de Béjar (el edificio de la derecha,con cristalera y techo de uralita parcheado), junto a la casa señorial de los Cid)
.
.





Las hermanas Cid Gómez-Rodulfo, con Lali Galindo Cid y Antonio Osorio en su casa de Béjar
.
.
.
.





Recordaremos aquí que, la casa de Plasencia que fué propiedad de Julián Yagüe, pasó a propiedad de doña Ramona Vera, primera propietaria que figura en el Registro Civil.
.
.


Ramona Vera, la más mayor, rodeada de sus inquilinas y amigos en su casa de Plasencia.
.





.
.
.
.



Su inquilina durante mucho tiempo, fué Susana Brugués Petit, a raiz de quedar viuda de Jerónimo Gómez-Rodulfo López
.
.
.
.
.
.
.
.

.
.
.
.
.

Ana María Gómez-Rodulfo Brugués, se casó con el militar Luis Carnicero y se quedó a vivir en la casa con su marido y sus hijas Ana María y María Asunción
.
.
.
.
.
.
.
.
 

Al enviudar Ana María, se marcharon a Salamanca, donde viven actualmente sus hijas con sus respectivas familias.
.
.
.



Las hermanas Carnicero G-R, vestidas de colegialas, en Salamanca, con unos familiares
.
.
.
.
.
.

domingo, 9 de mayo de 2010

LOS ABDONES

NOTAS DE SOCIEDAD
.
Hace unos días me ha mandado Ramón Gómez-Rodulfo un ejemplar de un Periódico semanal que editaba su abuelo Francisco Gómez-Rodulfo López y que se llamaba El Porvenir.
.
El ejemplar que me envió era del día 21 de Julio de 1918, editado en Béjar, en la Plaza de la Piedad. Parece ser que esta plaza tiene vocación de editorial, porque, hasta hace poco tiempo, estaba aquí la Imprenta Hontiveros, que se ha trasladado a la calle de Las Armas, como Artes Gráficas Hontiveros, S.L. (Muy cerca).
.

.
.
Cabecera de El Porvenir
.
.


.
.
.
.
.
Francisco Gómez-Rodulfo López, fundador del periódico
.
.
.
.
.
.
.
.
.




Me lo ha mandado y lo saco a colación, porque trae noticias que nos son muy familiares, como la celebración de la Primera Comunión de algunos de nuestros Abdones centenarios.
.
En uno de sus artículos, resumiendo, dice:
.
"Aprovechando la estancia en Béjar del Sr. Obispo de Plasencia, se celebró, en la suntuosa casa de Dª Ana López, viuda de Gómez-Rodulfo, la Primera comunión de sus nietos Ana María Gómez-Rodulfo, Magdalenita Cid Gómez-Rodulfo, Jerónimo Gómez-Rodulfo Brugués y Antoñito Gómez-Rodulfo Rodríguez-Arias.
.
El acto se celebró el 20 de Julio de 1918 asistiendo los parientes más cercanos.
.
Tanto doña Ana López como doña Mariana Olleros y los padres de los niños fueron muy felicitados.
.
La parte musical, magnífica; las señoritas Gosálvez y Martínez, solistas que cantan con un gusto irreprochable, buena escuela y una afinación que sobre todo en la media voz, nada se puede mejorar.
.
Se encargaron de hacer los honores de la casa las distinguidas señoras, doña Rufina Gómez-Rodulfo de Cid, doña Dolores Rodríguez-Arias de Gómez-Rodulfo y doña Susana Brugués de Gómez-Rodulfo, quienes con su proverbial galantería colmaron de atenciones a los concurrentes.
.
Un detalle: dos niñas, una de D. Eduardo Cid y otra de D. Jerónimo Gómez-Rodulfo, vestidas de querubes, dieron la guardia de honor en el Santo Sacrificio de la Misa.
.
Las familias Cid y Gómez-Rodulfo López, han repartido limosnas para solemnizar esta fiesta."

.

.
.
.


Ana López Yagüe con parte de su familia y con el Sr. Obispo de Plasencia y clero.
.
.
.
.
.
.
.
.
.


En esta foto, con sus nietos, hija y nueras
.
.
.
.
.
.

Otra noticia que viene en el número de este día es una referente a la “casi inmediata” construcción del Pantano de Navamuño:
.
“Los rumores de estos días y las esperanzas que se han hecho concebir, parecen ser el augurio feliz de haberse entrado ya en el buen camino.
En esta hipótesis, es de justicia tributemos un aplauso a D. Filiberto Villalobos por el acierto y habilidad con que ha llevado este problema, hasta dejarlo planteado en términos tales, que su desarrollo feliz es algo más que probable.”
.
También le hicieron un homenaje el año 1934 en Candelario por el mismo motivo.
.
Como dato curioso, recordar que el Pantano de Navamuño no se construyó hasta hace muy pocos años y que no se pudo hacer en el Valle de Navamuño (afortunadamente, porque nos habrían quitado uno de los valles más bonitos de la Sierra), sino en la zona de La Angostura y que se llama ahora Pantano de Béjar.
.
.
.
.
.


Vista del Valle de Navamuño, con el glaciar al fondo
.
.
.
.
.
.
.
La imposibilidad de construirse en Navamuño se debe a que uno de los laterales hubiera sido la morrena del glaciar del Cuerpo de Hombre, que es muy poroso y perdería gran cantidad de agua.
.
Otro dato curioso de este Periódico, como todos los de su época, es la forma de redactar los anuncios, uno de los cuales reproducimos.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

martes, 4 de mayo de 2010

TRISTE ADIÓS

AL FINAL, SE NOS FUÉ MANOLO
.
Después de mucho batallar, se nos ha ido Manolo Zúñiga.
.

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.


No ha podido aguantar a tanto ataque que le han ido desgastando poco a poco, aunque él se ha resistido como un jabato.
.
No hace todavía un año que nos reunía en Los Viñazos para tenernos cerca a todos los amigos, como le gustaba estar.
.

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

En estas fotos le queremos recordar como nos gustaba verle, con cara de satisfacción, aunque ya había recibido algunas cornadas y no tenía la cara que le hemos conocido siempre.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Manolo, dentro de un rato estaremos en la iglesia de San Juan y en el Cementerio de Béjar, para acompañarte en tu último viaje.
.
Un fuerte y útimo abrazo que daremos también a Marisa, a tus hijos Cristina, Manuel y María y a tus nietos Pablo y Luis.
.
Desde luego que no te olvidaremos nunca, porque no es posible.
.